fadbe18c-8cbc-4adf-a3f0-8a7ca0b486d0

EL MAYOR PROYECTO HOTELERO DE CANCÚN SIGUE ADELANTE

MADRID.— En una de las últimas filas del salón A3 del recinto de la Feria de Madrid, donde se lleva a cabo la Feria Internacional de Turismo de España, el empresario Elías Sacal escuchó la conferencia de prensa de AMResorts.

Como sucede desde hace varios años en la Feria Internacional de Turismo de España (Fitur), allí estaba Alejandro Zozaya, presidente de Apple Leisure Group (ALP).

Ambos personajes se reunieron por la tarde; pues, a diferencia de lo que señalan algunos medios de Quintana Roo, el proyecto originalmente llamado Isla Paraíso, de mil millones de dólares, sigue adelante en la laguna Nichupté de Cancún.

Es verdad que ha habido señalamientos medioambientales, pero se están resolviendo y podemos anticipar que dicho desarrollo tendrá una marca poderosa, que reemplazará al original de Isla Paraíso.

Además, se prevé que en ese lugar operarán cuatro hoteles y seguramente lo harán con igual número de marcas de ALP.

DIVISADERO

REUNIONES. Zozaya también participó en la reunión del gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, con los hoteleros de España, la mayoría de ellos mallorquinos, que tienen inversiones en México.

De hecho, todos ellos están apoyando a Carmen Riu, de Hoteles Riu, en la construcción de un hotel de 20 pisos en Punta Nizuc, Cancún.

La familia Riu ha exhibido que todos sus papeles están en orden y ahora parece difícil que los abogados de Grupo Brisas puedan suspender, otra vez, la obra que ya está en marcha.

Hace algún tiempo, Zozaya incluso trató de mediar en este problema, pero ello fue imposible debido a los recursos que han comprometido de una y otra parte.

Más allá de los aspectos legales, el tema es que el nuevo hotel no siga deteriorando el medio ambiente de la zona.

HISTORIA REAL. El martes por la noche, el rey Felipe VI ofreció una cena a los principales asistentes a Fitur, en el Palacio de Las Cibeles de Madrid.

El jefe de Estado pronunció su discurso en un inglés impecable y dijo que 19% de la economía de ese país está vinculada al turismo.

Después de la cena, caminó hacia un salón donde se abrió un espacio para tomar café con él, y Darío Flota, director general del Consejo de Promoción Turística de Quintana Roo, fue el primero en pedirle una selfie.

Cuando la consiguió, abrió el apetito para que otros muchos le pidieran lo mismo.

El rey platicó con Carlos Mendoza, gobernador de Baja California Sur, a quien le confió que hace años había navegado por el mar de Cortés y que le gustaría repetir la experiencia.

Con el rey estuvieron también Carlos Joaquín González, gobernador de Quintana Roo, y Marisol Vanegas, su secretaria de Turismo.

El rey se retiró 45 minutos después de que sirvieran la primera taza de café y muchos se preguntaron dónde había quedado el protocolo tan estricto de antes.

Los tiempos cambian y el monarca está trabajando para acercarse más a la gente, ante la expectativa de que, más temprano que tarde, España deje de ser una monarquía para volverse una república.